jueves, 1 de agosto de 2013

Solarización

Solarización

La solarización es una técnica fotográfica muy interesante que sirve para darle un toque creativo y artístico a nuestras fotografías.
Este fenómeno invierte el tono de las imágenes de forma total o parcial, es decir, que las zonas oscuras se vuelvan claras y las zonas de luz, oscuras. Estas zonas tienen un borde bien definido, por lo cual, el contraste se acentúa.

Imagen solarizada


La solarización se produce en casos de gran sobreexposición del negativo en la cámara o cuando se genera un efecto similar en el cuarto oscuro. La sobreexposición es una exposición excesiva del material fotosensible a la luz.

Man Ray fue el descubridor de esta técnica fotográfica, y lo hizo de un modo accidental, no obstante una vez descubierto este fenómeno, él lo siguió utilizando y perfeccionando hasta tal punto que se convirtió en un maestro.

Imagen solarizada, Man Ray

A la hora de querer solarizar una imagen analógica lo más sencillo es que la exposición a la luz se haga durante el revelado del papel, aunque aún así es un proceso algo complicado ya que hay que elegir cuidadosamente la cantidad de luz utilizada y el momento preciso en el que tenemos que encender la luz adicional. Elegir una cantidad de luz u otra y el instante en el que se enciende provoca resultados diferentes.

Los pasos a seguir para conseguir el efecto de solarización en el laboratorio fotográfico son los siguiente:

  • Colocar el negativo en la ampliadora para exponerlo al papel fotográfico.
  • Revelar el papel durante parte del tiempo necesario.
  • Realizar la segunda exposición a la luz blanca del papel fotográfico.
  • Se completa el revelado del papel (como siempre lo hacemos) apa.reciendo ya este efecto.
  • Y por último lavamos el papel, fijamos y volvemos a lavar, como habitualmente lo hacemos.
Podemos dar la segunda exposición a la luz con el papel en la bandeja de revelado, lo único que deberemos parar la agitación del líquido unos segundos antes para evitar que aparezcan las burbujas.

También este mismo proceso se puede hacer de igual forma a la hora de revelar el negativo en lugar de el papel, pero me parece algo más complicado, además hay pequeña diferencia entre exponer el papel a la luz adicional o exponer el negativo, y es el color del borde que aparece entre las zonas oscuras y las zonas claras, si solarizamos el papel el borde será oscuro, mientras que si solarizamos el negativo será blanca.

Este proceso también se puede utilizar con las técnicas digitales y es mucho más sencillo aunque los resultados no son exactamente iguales, lo único que hay que saber son los pasos a seguir en los programas de edición.

Si aplicamos el efecto de solarización en un programa de edición es mejor hacerlo de forma manual, ya que la opción que te lo realiza de forma automática te da resultados mucho peores.

En una de las próximas entradas explicaremos como solarizar una imagen con un programa de edición digital.

Reacciones:

1 comentario:

  1. Muy bien explicado porque en nada salgo de vacaciones y no me gustaría tener problemas con la solarización, gracias Sara

    ResponderEliminar